FANDOM


Guillermo Abreda
Guillermo Abreda.png
Apariciones Desaparecidos
Familia María Aguilar de Abreda (esposa)
Matias Abreda (hijo)
Bandas Grupo de Desmond
Estado Vivo
Frase Ninguna
Especie Humano
Aliados Désmond Gaspar Velázquez, Román Álvarez, Matias Abreda
Armas 9mm

«No pienso irme de este mundo sin ver a mi mujer, y mucho menos a mi hijo.»

~ Guillermo Abreda.

Guillermo Abreda es el protagonista de la serie de Tincho0097 y TheSecondKat Desaparecidos. Se trata de un simple trabajador de una estación de radio cuya esposa fue víctima de la oleada de secuestros (desapariciones) perpetuada por Raymundo Viapatzzi para poder chantajear al alcalde Gillian de San Fierro en 1993. Su mujer, María Aguilar de Abreda, era sobrina de un primo del alcalde, y Raymundo quería desaparecer a todos los familiares del mismo para tenerlo en su poder. Cuando María fue secuestrada, ella estaba embarazada de su segundo hijo con Guillermo. El anterior, Matias, se había ido de la casa tres años atrás, y era un borracho holgazán que no tenía buena relación con su familia, aunque ellos lo extrañaban.

Luego de la desaparición de María, Guillermo persiguió el vehículo en el que se la llevaron, al mismo tiempo que la policía, y en proceso consiguió un arma y mató a varios miembros de la banda San Fierro Rifa (que en ese tiempo trabajaba para Raymundo Viapatzzi secuestrando a las personas), siendo detenido por "homicidio sin autorización". Esto se debió a que el comisario Jacobo, de la comisaría de San Fierro, estaba siendo sobornado continuamente por Raymundo. Matias justamente había ido con su amigo Román Álvarez al pequeño hotel donde vivían Guillermo y María debido a que el primero lo había llamado anteriormente. Guillermo dijo a su hijo que intentara encontrar a su madre, pero este se concentró junto a Román en tratar de liberarlo.

Mientras, Guillermo fue engañado por el comisario Jacobo con la excusa de que estaban protegiéndolo de los Rifas, que lo buscarían para matarlo, y que formarían una investigación para rescatar a su esposa. Sin embargo, el plan era retenerlo en la comisaría bajo una falsa detención para que los Rifas realizaran un ataque orquestado por Raymundo para capturar a Guillermo y matarlo. Guillermo fue rescatado por Désmond Gaspar Velázquez, un agente del FBI que estaba encubierto con Jacobo. Désmond lo ayudó a huir y, de paso, le explicó lo que pasaba con la desaparición de su mujer. De ese modo, luego de unirse a Matias y Román, decidieron comenzar la búsqueda de su esposa y desbaratar de ese modo los planes de Raymundo.

BiografíaEditar

Vida tempranaEditar

Guillermo nació en 1943, en el seno de la humilde familia Abreda, la cual atravesaba espantosos problemas económicos en el momento de su nacimiento, y esperaban que ese hijo los ayudara a salir de aquellos problemas. Sus padres al parecer no le tenían mucho cariño, debido a que siempre tuvo sobrepeso y nunca fue hábil ni particularmente inteligente. Guillermo pasó gran parte de su vida luchando por salir adelante a pesar de su incapacidad. Se desconoce si tenía hermanos, aunque dadas sus propias declaraciones es muy probable que fuese hijo único.

Matrimonio y descendenciaEditar

Durante su juventud, se sabe que Guillermo intentó practicar tiro, aprendiendo algunos conocimientos básicos sobre como manejar armas de fuego, si bien no era demasiado bueno haciéndolo, y nunca prosperó mucho debido a que en realidad las armas no le gustaban. Cerca de los veintiún años, en 1964, conoció a María Aguilar, de dieciséis años, la cual era pariente lejana del alcalde de San Fierro, Ernesto Gilliam (el cual aún no tenía el poder en esos días). Sus problemas comenzaron cuando María quedó embarazada de él, cosa que probablemente precipitó su noviazgo y su matrimonio, aunque en realidad se amaban profundamente.

La llegada de su hijo, Matias, complicó económicamente a Guillermo y María, debido a que ninguno de los dos había tenido tiempo de poner en orden su situación antes de que naciera. Sin embargo, hicieron todo lo posible por criar bien a su hijo. Se sabe que en una ocasión fueron los tres de vacaciones a Las Venturas, y Guillermo visitó el Casino Cuatro Dragones. Para decepción de Guillermo y, en menor medida, de María, Matias resultó ser el doble de inútil que Guillermo, pues no tenía ningún deseo de progresar en la vida. Al crecer se dedicó a emborracharse y holgazanear, y vivió la mayor parte de su vida adulta con sus padres en un motel de Angel Pine. Sin embargo, acabó marchándose a vivir en una pequeña casa en Blueberry en 1990, donde conoció a Román Álvarez, su mejor amigo.

Dos años después de que Matias se marchara de la casa, y con cincuenta años Guillermo y cuarenta y cinco María, esta se dio cuenta de que estaba embarazada nuevamente. Sabedor de que era algo que casi nunca sucedía, y menos a su edad, Guillermo celebró mucho el embarazo de su esposa, y ambos planearon ponerle Daniel. María trabajaba en una pequeña tienda de San Fierro, mientras que Guillermo lo hacía en el canal de televisión de San Fierro, más concretamente en la estación principal de radio, aprendiendo bastante sobre como manejar la radio e incluso manipularla él mismo de vez en cuando. El coche de Guillermo era un Admiral azul.

Secuestro de MaríaEditar

Sigue los Monumentos 2.png

Guillermo preguntando por su esposa el día de su secuestro.

Una noche, en 1993, después de una jornada laboral tranquila y normal, cuando el embarazo estaba en sus últimas etapas, Guillermo condujo hasta el motel donde vivían (la habitación era comprada), como de costumbre y María no lo estaba esperando allí. Él supuso que se había retrasado por algo y no se preocupó, pero pasadas un par de horas temió que algo hubiera pasado y se marchó en su Admiral a buscar a su esposa. Al llegar a la tienda donde trabajaba, un policía le explicó que hubo un asalto con toma de rehenes y que se llevaron a una mujer. Guillermo se marchó rápidamente para tratar de alcanzar el vehículo de los delincuentes, que era una camioneta blindada de color beige.

Cuando empezaba a amanecer, Guillermo llegó a la carretera que lo llevaría a Angel Pine, en las cercanías de una calle de tierra que doblaba y juntaba Whestone con Flint County, Guillermo encontró algunos testigos que explicaban que había ocurrido un tiroteo entre la policía y la banda criminal que asaltó la tienda donde trabajaba María: los Rifas de San Fierro, un vieja pandilla que estaba bastante arruinada por las pérdidas sufridas en 1992. Guillermo salió corriendo por el camino de tierra y encontró a un policía muerto y dos luchando contra cinco miembros de los Rifas de San Fierro.

Sigue los Monumentos 6.png

El Rifa amenazado por Guillermo diciendo "sigue los monumentos" antes de suicidarse.

Armado con la pistola del agente muerto, Guillermo comenzó a luchar para ayudar a los dos policías, motivado por el deseo de que estos lo ayudaran a rescatar a su esposa. Guillermo mató a los cinco Rifas haciendo uso de las pobres habilidades que obtuvo en la clase de tiro, y teniendo mucha suerte. Si bien los policías le dieron las gracias, decidieron llevárselo detenido por no tener autorización para disparar. Guillermo los insultó y huyó en la moto de uno de los Rifas, buscando la camioneta blindada de los delincuentes. En el cruce de Flint se encontró un solo Rifa abandonado, pues los demás se habían ido con su esposa. El hombre dijo "sigue los monumentos", como pista para encontrar a su esposa, y saltó al río detrás de él, suicidándose.

Los esfuerzos de Guillermo para reanimar al Rifa fueron inútiles, y debió retirarse sin más pistas para encontrar a su esposa. Los dos agentes sobrevivientes querían llevárselo preso con la excusa de tomarle declaración, pero Guillermo se negó y se marchó en la camioneta blindada de los Rifas, desapareciendo y marchándose de nuevo a Angel Pine. En el camino, llamó a su hijo Matias, pidiéndole que se dirigiera al motel para explicarle lo que había ocurrido con su madre. Mientras tanto, el comisario Jacobo Brucetti ordenó que la detención de Guillermo Abreda fuera instantánea, enviando al agente Rodríguez y a su compañero a encargarse de la situación.

La Detención 4.png

Guillermo siendo detenido por homicidio y huida.

Matias llegó a Angel Pine muy rápido gracias a que Román lo llevó en su moto. Guillermo se reencontró con su hijo y rápidamente saltaron las tensiones entre ambos debido a la inmadurez de Matias. De hecho, tan poca relación tenían que Matias ignoraba que su madre estuviera embarazada, y estaban por decírselo cuando María desapareció. Guillermo le explicó todo lo que pasó rápidamente, antes de que Rodríguez y su compañero llegaran para arrestarlo, amenazando a Román para que se fuera. Matias observó como su padre era metido en un coche patrulla, gritándole que no fuera a buscarlo, y que se encargara de rescatar a María a toda costa.

EncarcelamientoEditar

El Comisario y El Plan 3.png

Guillermo conoce al comisario Jacobo y este decide ganarse su confianza.

Una vez detenido, Guillermo fue llevado hasta la Comisaría Central de San Fierro. Ahí, se lo dejó tirado en el pasillo de las celdas, vigilado por dos agentes, Hernández y Désmond Gaspar Velázquez, pues las celdas estaban llenas. El corrupto comisario Jacobo Brucetti procedió a engañarlo, diciéndole que su abogado se había negado a representarlo en un caso por homicidio, y que en realidad lo estaban reteniendo allí para salvarle la vida, pues los Rifas de San Fierro habían jurado venganza contra su persona por la muerte de sus seis compañeros caídos en el cruce de Flint. Jacobo se ofreció a representarlo como abogado, y además le prometió que iniciarían una investigación sobre lo de su esposa.

Sin dudarlo un segundo, Guillermo le creyó a Jacobo y se fue tranquilo a donde lo tenían encerrado. El agente Velázquez, que en realidad era un agente encubierto del F.B.I. con la misión de ayudar al matrimonio Abreda, decidió que era el momento de actuar. Désmond le reveló a Guillermo que Jacobo trabajaba para Raymundo Viapatzzi, un mafioso que quería dominar San Fierro, y que como parte de su conspiración, secuestró a su mujer. La misión original de Désmond era protegerla a ella, pero María no aceptó su ayuda y por eso la secuestraron. Por su parte, el agente Hernández, que era tan corrupto como Jacobo y también estaba con Raymundo, representó la muerte de Guillermo para engañar a Matias.

La Farsa hacia Matias 5.png

Guillermo conoce a su futuro amigo/aliado/enemigo, Désmond Gaspar Velázquez.

Fue curiosamente mediante ese operativo para deshacerse de Matias, que Jacobo descubrió que Guillermo y María tenían otro hijo, a parte del que estaban esperando, y que Raymundo decidiera capturarlo. Désmond le dijo a Guillermo que, por orden de Raymundo, los Rifas de San Fierro atacarían la comisaría en un falso atentado de venganza, que en realidad era para secuestrarlo y llevarlo ante el mafioso, donde lo liquidarían. Guillermo aceptó la ayuda de Désmond al instante. El día del ataque de los Rifas, Désmond le dio a Guillermo su coche y la dirección de su casa para que se refugiara allí mientras él sobrevivía al tiroteo. Matias y Román descubrieron el engaño y decidieron ir a rescatar a Guillermo.

Formando el grupo de DésmondEditar

Comienza la Investigación 3.png

Matias, Guillermo y Román durante una reunión del grupo de Désmond.

Luego de que Guillermo fuera rescatado, y de que los Rifas masacraran gran parte de la comisaría, Matias entró a buscarlo y fue capturado por Jacobo y por el líder de los Rifas, Matute, que estaban furiosos por el escape de Guillermo. Matias se las arregló para escapar porque Désmond llamó a los S.W.A.T. para que se encargaran de los Rifas. Estos los mataron a todos y Matias aprovechó para huir al parking de la comisaría, donde Désmond utilizó su habilidad para persuadir a la gente y engañar a los agentes S.W.A.T. para llevarse a Matias con la excusa de que era un testigo traumatizado. Guillermo y Matias se reencontraron, y luego de que Désmond les explicara a ellos y a Román la situación, decidieron formar un grupo para arruinar los planes de Raymundo.

Después de investigar en varios lugares de San Fierro, especialmente en los monumentos, debido a las palabras que Guillermo llegó a sonsacarle al Rifa suicida, no lograron encontrar nada importante. Guillermo, Román y Matias recibieron de parte de Désmond unas pistolas 9mm para poder defenderse en caso de que los hombres de Raymundo los atacaran. Guillermo se encargó de investigar en el aeropuerto de Easter Bay, donde fue sorprendido por un mafioso de Raymundo, Aldo, el cual lo confundió con Yúyo, Capo de la Mafia de Raymundo que tenía cierto parecido con Guillermo.

Las Ordenes de Raymundo 2.png

Un golpe de suerte.

Rápidamente Aldo le advirtió que la reunión debía ser corta, y le dio a Guillermo unas coordenadas que debía entregarle a Yúyo para Raymundo: 159 y 208. Guillermo aprovechó el golpe de suerte para sacarle información y se marchó sin problemas, dado que Aldo no lo reconoció. Esas coordenadas, irónicamente, eran para ir a recoger un paquete que era nada más y nada menos que María Aguilar de Abreda. Sin embargo, Désmond por ese entonces creía que dichas coordenadas estaban bloqueadas y que resultaría difícil ubicarlas, por lo que descartaron la posibilidad de hacer demasiado con ellas. Raymundo asesinó a Aldo y dio a Yúyo la tarea de matar a Guillermo a como diera lugar, antes de que encontrara la forma de ir a esas coordenadas.

El mensajeEditar

El Mensaje de Guillermo 6.png

Guillermo emitiendo su mensaje a todo San Fierro.

Al día siguiente, Guillermo se enteró por las noticias de la muerte del comisario Jacobo a manos de los hombres de Raymundo. Aprovechando que por el ataque de los Rifas la comisaría estaba vacía, Matias y Désmond fueron a registrarla para obtener información. Por su parte, cansado de su inutilidad con respecto al grupo, a Guillermo se le ocurrió un plan: ir al canal de radio en el que trabajaba y enviar un mensaje a toda la población de San Fierro pidiendo ayuda para encontrar a su mujer y a los desaparecidos. Decidido a participar activamente en la búsqueda, Román decidió ayudarlo. A bordo de la moto del joven, ambos partieron velozmente hacia el canal de TV de San Fierro, donde estaba la estación de radio.

Nada más llegar, Guillermo le pidió a Román que permaneciera vigilando mientras él mandaba el mensaje. Guillermo transmitió a todo San Fierro luego de pinchar las emisoras menores que el canal, así prácticamente todo el mundo en San Fierro lo escucharía. Con una canción de Led Zeppelin como fondo, Guillermo informó a toda la ciudad de lo que estaba sucediendo y hasta dejó un teléfono al que podían llamar si tenían alguna información. La transmisión fue escuchada por dos hombres que se encontraban bajo el mando de Yúyo, los cuales decidieron ir a buscarlo.

El Mensaje de Guillermo 9.png

El salto de Guillermo y Román.

Román se encontraba vigilando cuando vio que los hombres de Raymundo estaban llegando al canal subiendo la colina en la que se encontraban. Rápidamente entró a donde Guillermo estaba saliendo para informarle. Ambos se subieron a la moto, pero fueron alcanzados por los matones. Yúyo no se encontraba allí, pues estaba investigando el posible lugar de trabajo de Guillermo (sin saber que eran en el canal de televisión). Armado con una Micro-Uzi que había conseguido, Román logró distraer a los mafiosos, recibiendo un balazo en el proceso, y los salvó a él y a Guillermo saltando del risco hacia la autopista. Dado que no podían volver a San Fierro, decidieron esconderse en Angel Pine.

Escondiéndose en Angel PineEditar

Guillermo presenta a Lucía.png

Guillermo y Román se refugiaron en casa de una amiga del primero, Lucía.

Al llegar al motel donde vivían los Abreda, Román colapsó por la herida de bala y Guillermo decidió pedir ayuda. Por fortuna, tenía una amiga cerca de su casa con conocimientos médicos, Lucía, la cual atendió rápidamente al joven y accedió a que tanto Guillermo como su compañero guardaran refugio allí mientras esperaban recibir ayuda o planeaban una forma de escapar. La mujer no pidió muchas explicaciones, aunque es probable que Guillermo le contara gran parte de la historia sin comprometerla. Raymundo supuso que Guillermo se escondería en Angel Pine, por lo que mandó a un numeroso grupo de sus hombres a sitiar el pueblo y hacer preguntas a los ciudadanos con tal de obtener información. Lucía varias veces tuvo que rechazar a los mafiosos para que la dejaran en paz.

Por su parte, Raymundo ordenó a Yúyo cambiar de misión, olvidándose de la captura de Guillermo, y lo envió a capturar con vida a Matias Abreda, el cual, luego de que Désmond se fuera en una misión a Las Venturas, y llegara a su casa para encontrarla sin Román y Guillermo, había caído en un pozo depresivo y estaba cediendo al alcohol, creyendo que su mejor amigo y su padre habían sido secuestrados o asesinados. Sin embargo, descubrió que estaba con vida cuando Yúyo quiso capturarlo y lo reveló por accidente, huyendo de él. Désmond volvió a San Fierro y al encontrar la casa vacía, partió para Angel Pine.

Lazarévic 2.png

Désmond y Guillermo se reencuentran.

Luego de pasar día y medio buscando, Désmond golpeó la puerta de la casa de Lucía, pero ella lo rechazó por pensar que se trataba de un mafioso disfrazado de policía. Román y Guillermo le advirtieron a Lucía que se trataba de un aliado y ella fue corriendo a buscarlo, encontrándolo finalmente en un parking de caravanas. Luego de que por fin se reencontraran, Guillermo se entristeció profundamente al descubrir que su hijo estaba desaparecido y probablemente pensando que estaba muerto, y decidieron regresar a San Fierro, teniendo el impedimento de que los mafiosos todavía tenían el pueblo vigilado y todas las carreteras custodiadas para que Guillermo no pudiera abandonar Whestone.

Désmond criticó la idea de Guillermo de enviar un mensaje a la radio, considerándolo algo innecesario y muy peligroso por haberse expuesto de esa manera. Sin embargo, Guillermo le aclaró que estaba desesperado, y que no sabía que hacer, y lamentó que su hijo ahora estuviera perdido en San Fierro y a merced de los mafiosos. De todas formas, Désmond trazó un plan para salir de Angel Pine. Lucía distraería a los mafiosos, mientras que Désmond robaría la camioneta que Guillermo había sacado a los Rifas de San Fierro, y se marcharían de allí. Lucía fracasó en mantener ocupados a los mafiosos, y Désmond tuvo que idear un plan de emergencia.

Lazarévic 4.png

Désmond diciéndoles a Román y Guillermo que se metan en el baúl.

Cuando los mafiosos comenzaron a perseguirlo, Désmond obligó a Guillermo y Román a esconderse en el baúl del coche, donde estuvieron muy incómodos y apretados. Désmond condujo perseguido por los mafiosos hasta el medio del campo, donde abandonó el coche con Guillermo y Román adentro, y luego emboscó a los mafiosos que los perseguían matándolos silenciosamente. Uno de ellos estaba hablando por teléfono con Raymundo para decirle que tenían acorralado a Guillermo, y fue su asesinato lo que convenció al mafioso de que el importante en todo ese asunto era el agente del F.B.I. y que él era la amenaza de la que debía ocuparse primero. El grupo logró llegar a San Fierro a salvo, y el agente les contó los descubrimientos de Las Venturas y la historia de su compañero, Eduardo Lazarévic.

Black & WhiteEditar

Caminos Separados 2.png

Guillermo recibe información de una mujer misteriosa.

La noche de su regreso a San Fierro, Guillermo recibió una llamada de una misteriosa joven, Bárbara. Ella había escuchado su mensaje en la radio y tenía información importante, citándolo en una granja de Tierra Robada tres días después. Désmond aceptó entonces que quizás la idea de Guillermo no había estado tan mal, aunque podría tratarse de una trampa. El grupo dedicó los siguientes tres días a la búsqueda de Matias, aunque no tuvieron ningún éxito y empezaron a creer que este fue secuestrado, y que debían seguir arruinando a Raymundo para rescatarlos a él y a María al mismo tiempo. En realidad, Matias se había unido a los Mountain Cloud Boys, y estaba trabajando con ellos para destruir la mafia de Raymundo.

Finalmente, el día de la reunión con Bárbara, resultó que Guillermo tenía razón: no era una trampa, sino que se trataba de una chica asustada que quería darles la información a personas que quisieran luchar contra Raymundo, pues su único deseo era huir de San Andreas. La mafia de Raymundo también la estaba buscando, pero se desconoce si lograron atraparla. Bárbara le explicó a Guillermo que su hermano era miembro de los Rifas de San Fierro, y Guillermo se sorprendió al descubrir que se trataba del Rifa suicida que le dijo "sigue los monumuentos" antes de tirarse al río. Bárbara le explicó que su hermano utilizó su casa para esconder desaparecidos recién secuestrados, y que luego los trasladaban.

Caminos Separados 6.png

Guillermo reuniéndose con Bárbara.

Con el tiempo, su hermano se fue volviendo más y más paranoico, hasta que se suicidó, dejando unas nudilleras que tenían un mensaje: "Si R es la muerte, entonces L está muy cerca". Este mensaje coincidía con unas palabras dichas por Lazarévic, el compañero de Désmond, en el vídeo de su suicidio. Las nudilleras también tenían marcado el nombre de "Black & White S.A." que era un depósito de armas que utilizaba la mafia. Bárbara huyó de San Andreas y el grupo decidió utilizar la información, creyendo que todo se trataba de un plan maestro de Lazarévic. Désmond se infiltró en la comisaría antes de que llegara Banderas, el Comisario puesto por Raymundo, y obtuvo la dirección de Black & White.

Désmond entonces decidió que viajarían a Las Venturas para infiltrarse en Black & White y obtener información. Sin embargo, Raymundo ya había decidido tomar medidas contra las acciones de Désmond, y contrató a un asesino del Cartel de Drogas de Liberty City, Jack Harvester, para que asesinara al agente. El sicario interceptó al trío cuando se dirigían a bordo de la camioneta de los Rifas hacia Las Venturas por medio del desierto. Justamente había una tormenta de arena, y Harvester se valió de la escasa visibilidad para chocar su vehículo contra el de Désmond y sacarlos de la carretera.

Guillermo herido.png

Durante el atentado provocado por Harvester, Guillermo fue el que salió más herido.

En el choque, Guillermo salió despedido por el parabrisas, estampándose contra el suelo y lastimándose gravemente, si bien no hubo huesos rotos. Román mantuvo a raya a Harvester en una pelea cuerpo a cuerpo, hasta que Désmond lo detuvo de un disparo en el estómago. Román intentó convencer a Désmond de rematar al asesino, pero el agente notó que Guillermo estaba muy mal y, por falta de tiempo, decidieron llevarse el coche de Harvester y trasladar a su compañero a la clínica de Fort Carson, un pueblo cercano, antes de continuar su camino. Afortunadamente, Guillermo fue atendido sin mayores sobresaltos. Harvester sobrevivió y escapó del desierto, dirigiéndose a Los Santos.

Ya recuperado, Guillermo se unió al grupo, y se mostró un tanto receloso cuando vio que Román y Désmond estaban dispuestos a robar un auto para dirigirse a Las Venturas. De todas formas los acompañó. Una vez en la entrada a Black & White, notaron que todo el lugar estaba fuertemente vigilado, y que no podían pasar si no era brincando un muro muy alto ubicado en un estacionamiento cercano. Guillermo no podía saltar por ahí debido a su edad y a su sobrepeso, siendo que solamente alguien que supiera algo de parkour podría hacerlo, por lo que fueron Désmond y Román, mientras que el hombre de mediana edad se quedaría haciéndoles de centinela.

Nuevas Preguntas 2.png

Désmond, Román y Guillermo en el balcón frente a Black & White.

Mientras Román lidiaba con los empleados, Désmond buscó información. Raymundo ya se había encargado de sacar a los desaparecidos del lugar (pues allí los tenía escondidos) sabedor de que Désmond iba a atacar Black & White, y dejó unos papeles trampa con su dirección en San Fierro. Sin embargo, Désmond no los agarró y obtuvo información verídica del F.B.I., en la que se le informaba que estaba despedido y con denuncia vigente. Désmond y Román fueron descubiertos por los empleados, así que llamaron a Guillermo para que fuera a buscarlos con el coche robado y huyeran de Black & White.

Enclaustramiento con SaúlEditar

Comienza la Disputa 7.png

Las peleas dentro del grupo.

Culminada la incursión en Black & White, Désmond decidió que volverían a San Fierro y visitarían la base del F.B.I. para comprobar que la operación estuviera realmente cancelada, como decían los papeles. Una vez en el lugar, Désmond tuvo un ataque de locura y se dispuso a llamar al F.B.I. para que fueran a buscarlo. En ese momento, fue detenido por Tobías Murphy, agente al igual que Désmond, quien le advirtió que habían sido despedidos, y que para arruinar a Raymundo debía rescatar a los hermanos del alcalde y a su padre, dándole el nombre y las direcciones. Désmond comenzó a cambiar de personalidad a partir de ahí, debido a su despido.

Guillermo permaneció tranquilo con Désmond, sabedor de que estaba cambiado debido a los problemas a los que se enfrentaba su vida. Por su parte, Román no pudo soportar al nuevo Désmond y tuvo diversas peleas con él, que lo llevaron a casi ser echado del grupo. Guillermo decidió confiar en Tobías porque era la única carta de la que disponían para encontrar a su mujer. Désmond rescató a Saúl Gilliam, el primero de los tres hermanos menores del alcalde, y lo llevó al departamento, donde se refugió con Román y Guillermo. Mientras que un desconfiado Román se mostró hostil, Guillermo fue amigable y paciente con Saúl. Al día siguiente, sin embargo, Román desapareció.

Derrotados 12.png

Con Désmond trabajando y Román desaparecido, Guillermo encuentra un amigo en Saúl.

Lo que sucedió fue que Eduardo Lazarévic, el compañero de Désmond que en realidad estaba con vida, trazó un plan con ayuda de Tobías para acabar con Román y con Matias (el cual seguía con los Mountain Cloud Boys), debido a que los amigos de Désmond estaban convirtiéndolo en un héroe que derrotaría a Raymundo, y no en un "hijo de puta" que Lazarévic necesitaba para un misterioso plan. Román falleció cuando fue accidentalmente disparado por Matias en la emboscada, y Matias escapó de milagro matando a todos los mercenarios de Lazarévic y creyendo que eran hombres de Raymundo.

Mientras todo esto estaba pasando Guillermo pasó un tiempo encerrado con Saúl y ambos se entendieron fácilmente debido a que les disgustaba ser inútiles para Désmond y Román. El día posterior a la desaparición de Román, salió un reportaje sobre la búsqueda de Saúl, ya que Raymundo había enviado al comisario corrupto, Banderas, a arrestarlo con falsos cargos de terrorismo y poder secuestrarlo sin armar un escándalo. Guillermo explicó a Saúl todo lo sucedido debido a que este amenazó con marcharse, ya que el hombre había obedecido a Román en no contarle nada por si Tobías llegaba a ser peligroso.

El Miedo de Raymundo 7.png

Guillermo y Saúl discutiendo sobre su poco agradable enclaustramiento en San Fierro.

La confianza entre Guillermo y Saúl creció, y Guillermo le contó al hermano del alcalde algunas de sus preocupaciones con respecto al avanzado embarazo de su mujer, y como tenía miedo de que su pequeño Daniel hubiera nacido en manos de los mafiosos y estos se lo hubieran llevado. Guillermo también le explicó sus inquietudes sobre Matias y como no pensaba irse del mundo sin antes ver nuevamente a su amada María, y a sus dos hijos, pasara lo que pasara. Mientras, Désmond rescató a Paco Gilliam y junto a este decidieron ir a rescatar al último hermano, Tito Gilliam, en su trabajo en la Granja Amarcal de Red County.

Rescate de VicenteEditar

Reunion Desaparecidos 3.png

Guillermo demuestra su rabia matando a un policía.

Luego de rescatar a Tito y a Paco, Désmond se enteró por medio de Tobías de la ubicación de Vicente Gilliam, el padre del alcalde y de los demás hermanos Gilliam. Sin embargo, este vivía muy lejos en Bayside y Raymundo había decidido capturarlo antes para que no pasara lo mismo que con los hermanos. Désmond telefoneó a Guillermo y a Saúl y les pidió que fueran a rescatar a Vicente. De paso Guillermo le comunicó a Désmond la desaparición de Román. Vicente se encontraba en el muelle con un amigo al momento de su llegada, pero los hombres de Raymundo no tardaron mucho más que Saúl y Guillermo en aparecer. Durante la feroz batalla por rescatar al anciano patriarca de los Gilliam, Saúl demostró sus habilidades matando a muchos mafiosos, pues Guillermo no disparaba bien.

Finalmente, la policía llego al lugar y combatió con los mafiosos, dando tiempo a Guillermo, Saúl y Vicente de escapar. Sin embargo, al llegar a un rincón fueron detenidos por un policía, que decidió esposarlos para que pasaran el resto de sus días en prisión. Guillermo no se dejó esposar por el policía, y ante la atónita mirada de Saúl y Vicente, tuvo un ataque de rabia, golpeando salvajemente en el rostro al oficial, arrojándolo al suelo y luego pateándolo repetidas veces en la cabeza. Con el policía muerto, Guillermo se puso a gritar que ningún policía simplón como él podría detenerlo después de todo lo que ha luchado. Un tanto sorprendido por su propia actitud, Guillermo se marchó con Saúl y Vicente.

Emboscada en Ruleman FallsEditar

La Corazonada de Desmond 2.png

Matias y Guillermo reencontrándose después de un mes y medio separados.

Tras el rescate de Vicente, este acompañó a Saúl y a Guillermo hasta un motel en Flint County, donde estaba Désmond con Tito y Paco. Guillermo presenció con envidia como la familia Gilliam se reunía y discutieron con Désmond sobre lo que le pasó a Román. Désmond comentó que tenía una corazonada sobre donde podría encontrarse Raymundo, pero se negó a decírsela a Guillermo porque afirmaba que quería descansar un poco más. Horas después, Guillermo comprendió que Désmond no le decía la ubicación de Raymundo porque Matias lo había llamado y estaba en camino. Matias llegó en un autobús con los últimos cinco miembros de los Mountain Cloud Boys (ya que los demás habían muerto en una batalla contra los hombres de Raymundo, y uno decidió renunciar).

No pasaron más que unos pocos minutos antes de que Guillermo se diera cuenta del repentino cambio de actitud que su hijo había sufrido a lo largo del mes y medio que estuvo desaparecido. Para empezar, no demostró muchos signos de cariño o de simpatía al verlo. Es más, parecía molesto con su presencia, y con la de los Gilliam, exigiéndole a Désmond que le dijera donde estaba Raymundo, y revelando que su única intención era matarlo y dejarlo en una zanja con el cuerpo lleno de tiros. La razón de estos cambios era que Matias pensaba que Román había muerto por culpa de Raymundo (cosa que en realidad fue culpa de Lazarévic), y luego de la muerte del tío de Román, Dennis Álvarez Rogers, se había decidido a vengarse.

La Corazonada de Desmond 8.png

Désmond, Guillermo, Saúl y Paco en la colina de Ruleman Falls.

Los continuos choques entre las personalidades totalmente cambiadas de Désmond y Matias, debido a las pérdidas y decepciones que habían sufrido en el último tiempo, hartaron a Guillermo, que actuó como la voz de la razón deteniendo una posible confrontación física y exigiendo al fugitivo y a su hijo que, si querían cumplir sus objetivos (el de Désmond obtener respuestas por parte de Raymundo y el de Matias vengarse de él), tendrían que trabajar juntos. Matias aceptó, pero le dio a entender a Désmond que su padre era un auténtico estorbo, y que no serviría de nada en la batalla, diciendo lo mismo de los Gilliam. Vicente y Tito se fueron para San Fierro, pero Paco y Saúl decidieron quedarse a luchar.

Désmond entonces dijo a todos su corazonada: Raymundo estaba escondido en la colina de Ruleman Falls, la zona de las coordenadas que Guillermo había encontrado, y que Désmond había recibido de parte de Tobías. Guillermo fue con Désmond, Paco y Saúl en un coche hasta la colina. El fugitivo decidió que subiría solo para investigar antes de que Matias y sus hombres aparecieran en su autobús. Cuando estos llegaron, Matias confrontó a Guillermo y le faltó el respeto varias veces, recriminándole que Désmond quería a Raymundo para él solo y que no podía permitir que llegara primero. Guillermo y los Gilliam debieron perseguir a Matias y a los Mountain Cloud Boys hasta la sima, solo para comprobar que era todo una trampa.

Guillermo disparando.png

A pesar de no ser muy experto, Guillermo hace lo posible por participar en la batalla.

Un grupo comando a gran escala enviado por Raymundo atacó a Désmond y al resto del grupo. La batalla cobró la vida de cuatro de los Mountain Cloud Boys, dejando solo a Matias y a un hombre, Kurt, al que se le encomendó proteger a Guillermo, siendo este uno de los pocos signos de que Matias todavía amaba a su padre. Guillermo presenció la muerte de Paco de un disparo a la cabeza mientras estaba escondido, y finalmente sacó su 9mm y participó un poco en la lucha, matando a uno o dos miembros de la mafia de Raymundo, antes de que la situación se volviera insostenible. A Guillermo se le ocurrió una idea excelente, se dividirían y huirían en grupos para despistar a los mafiosos: Matias fue con Saúl, Désmond solo, y Guillermo con Kurt.

A pesar del éxito inicial del plan, Guillermo y Kurt se vieron atrapados en el risco más alto de Ruleman Falls, frente al río que conectaba el campo con San Fierro, acorralados por un comando con un rifle. Kurt se preguntó que iban a hacer, y Guillermo decidió que saltarían al río y nadarían hasta la ciudad, donde los mafiosos no podrían alcanzarlos. Kurt aceptó la idea y ambos saltaron, logrando llegar con éxito a la ciudad. Sin embargo, fueron rápidamente interceptados por los mafiosos, que enviaron un coche blanco a asesinarlos. No pudiendo dejar incumplidas las órdenes de Matias, y no queriendo fallar a su último líder, Kurt decidió sacrificarse para dar a Guillermo tiempo de escapar.

Guillermo se tira del risco.png

Guillermo salta de Ruleman Falls junto con Kurt.

Mientras Kurt luchaba con todas sus fuerzas debajo de la autopista de San Fierro, y finalmente caía asesinado, Guillermo detuvo un taxi y le explicó velozmente al conductor que era perseguido y que tenía dinero para pagarle. Conocedor de la alta criminalidad de la ciudad, el taxista aceptó darle un aventón. Ya lejos de los mafiosos, Guillermó recibió una llamada de Matias. Con Saúl habían logrado robar un coche de los mafiosos y ahora estaban a una calle de tierra de llegar a donde Raymundo, pidiéndole que comprara munición en un Ammu-Nation, aprovechando que estaba en la ciudad, y luego fuera al punto de encuentro. Guillermo le comunicó la muerte de Kurt, y aceptó.

FinalEditar

Matias contra Raymundo 4.png

Matias cansado de esperar, insulta a Saúl y a Guillermo.

Finalmente, Guillermo llegó en ómnibus hasta la ubicación de Matias y Saúl, entregándoles munición para las pistolas y las M4. Juntos intentaron esperar a Désmond, pero la impaciencia y el irrespeto de Matias cansaron a Guillermo, quien comenzó a recriminarle su cambio tan misterioso. Harto, Matias dejó abandonados a Saúl y Guillermo y se llevó el coche, dirigiéndose a la granja donde Raymundo tenía cautiva a María. Esto era porque quería vengarse de Guillermo y Matias haciendo que sus jefes, los cuales estaban enfurecidos por sus fallas, mataran a María y los Abreda no pudieran cumplir con su objetivo al igual que él.

Matias llegó anunciándose a gritos, y detrás de él llegaron Saúl y Guillermo para ayudarlo. Raymundo preparó una Desert Eagle, pensando que el que venía a matarlo sería René, la mano derecha de uno de sus jefes, Don Wastermann. De hecho, René ya había llegado a la granja de Red County (que camuflaba una gran mansión en su interior), y estaba avistando a Matias, Guillermo y Saúl, considerando que el que ellos se vengaran "atraería al cáncer", y que era mejor que ellos mataran a Raymundo. La ausencia de Désmond se debía a un plan de Lazarévic, el cual le reveló seguir con vida y lo retuvo para explicarle lo del "cáncer", y para que Matias matara a Raymundo.

Matias contra Raymundo 9.png

Después de meses horribles, María y Guillermo se reencuentran.

Ya listos para la batalla, Guillermo exigió a Matias que le dejara acompañarlo, pues era un asunto muy peligroso para manejarlo solo. Matias replicó que peligroso sería ir a enfrentarse a Raymundo empleando la ayuda de un "gordo inútil" como él. Guillermo estalló en cólera y le escupió a Matias que, como volviera a faltarle el respeto, le dispararía, y recordándole que su objetivo no era matar a Raymundo, sino rescatar a María. Matias lo dejó entrar y juntos fueron a enfrentarse a Raymundo, el cual se sorprendió de verlos a ellos y no a René, afirmando que era "uno de los encuentros más anticlimáticos de la historia", y decidiendo que mataría a los Abreda antes de escapar de sus jefes, los Altos Mandos.

La pelea entre Matias y Raymundo fue difícil debido a que Guillermo estaba escondido detrás de una pared. Cansado de que su hijo no hiciera lo que él estaba esperando, el hombre salió de su cobertura y le preguntó a Raymundo donde estaba su esposa, cosa que Matias reafirmó. Raymundo explicó que mandó a matar a todos los desaparecidos, cosa que hizo que Matias tratara de matarlo con el doble de ira. Guillermo supuso que mentía y decidió subir las escaleras de la mansión, dirigiéndose al cuarto de Raymundo, con Matias cubriéndole las espaldas. Al fin, después de tantos meses de incertidumbe, Guillermo y María se reencontraron.

Matias contra Raymundo 11.png

Raymundo amenaza con matar a Guillermo y Matias está dispuesto a permitirlo.

Lo primero que hizo Guillermo, luego de la sorpresa y alegría iniciales, fue preguntarle a María donde estaba su hijo Daniel. María le explicó que fue muy maltratada y los Rifas hasta la drogaron con narcóticos para mantenerla bajo control, provocándole un aborto como resultado del constante abuso. María afirmó que no supo cuando fue, pero simplemente lo perdió. Guillermo replicó que ya tendrían tiempo para llorar la pérdida, y que ahora debían ayudar a Matias y salir de allí antes de que la cosa se pusiera más peligrosa. Raymundo escapó de la mansión y mató a Saúl. Guillermo se sorprendió de que Matias ignorara casi completamente a su madre, y simplemente persiguiera al mafioso para continuar su venganza.

Afuera, Guillermo se lamentó por la muerte de Saúl, pero María le recordó el asunto de su hijo. Guillermo exigió a Matias que escaparan de allí, que ya tenían a María rescatada y no necesitaban matar a Raymundo, pero Matias se negó y continuó atacando al mafioso. Guillermo quiso intervenir, viéndose apuntado por Raymundo con una escopeta recortada. Raymundo le dijo a Matias que mataría a Guillermo si no bajaba su arma, pero Matias, demostrando que casi había abandonado su humanidad, continuó disparando, demostrando que estaba dispuesto a sacrificar a Guillermo con tal de lograr su venganza. María salvó a Guillermo por poco y ambos se escondieron, preguntándose que le estaba pasando a su único hijo.

Los Más Buscados 6.png

Guillermo escondido con María mientras Matias enfrenta a Raymundo.

El matrimonio Abreda se escondió en el muelle detrás de una caja mientras Matias estaba a punto de matar a Raymundo. En ese momento, apareció Désmond, que había sido distraído por Lazarévic todo ese tiempo, y detuvo el asesinato de Raymundo con la intención de sacarle información. Raymundo aprovechó la sorpresa de Matias para dispararle, aparentemente matándolo y horrorizando a Guillermo y María. Raymundo también dejó a Désmond medio muerto de un disparo, y procedió a buscar a María y a Guillermo, reclamándole a este último por ser un gordo inútil y muy fácil de derrotar. Guillermo decidió enfrentar a Raymundo, a pesar de que María le suplicó repetidas veces que no lo hiciera, pues era demasiado peligroso.

Durante el enfrentamiento, Guillermo se topó con varias dificultades debido a que el mafioso se burlaba de él por la inutilidad con la que lo describían los demás. Guillermo hizo todo lo posible por al menos dar tiempo a María de huir, pero esta no le hizo caso y trató de ayudarlo, siendo amenazada con Raymundo. Durante un breve instante Guillermo creyó que su esposa estaba muerta, por lo que comenzó a alucinar con todas las personas que lo habían tratado como a un idiota en algún momento de su aventuras (el Comisario Jacobo, Désmond, Román y Matias) hasta que finalmente obtuvo confianza para hacer frente a sus temores.

Los Más Buscados 14.png

Guillermo acaba definitivamente con Raymundo, convirtiéndose en el blanco de todo crimen organizado.

Una vez despertó, comprobó que su mujer seguía con vida y trató de engañar a Raymundo para continuar haciendo tiempo. Por su parte, Matias y Désmond seguían con vida, y reaccionaron para pelear contra Raymundo, aunque Matias estaba muy herido y fue atendido por Guillermo y María. Raymundo no quiso ceder ante las preguntas de Désmond, y este, que ya estaba muy herido, comenzó a colapsar por los balazos que había recibido no solo de Raymundo, sino antes de Lazarévic. Guillermo vio que Raymundo aprovechaba la ocasión para escapar, y ante los ojos de su familia, Désmond, el agente de la policía Manson Peretti y el sicario René, acribilló a Raymundo, para luego darle un balazo en el rostro, matándolo.

Un desesperado Désmond le gritó a Guillermo que había condenado a toda su familia al exilio: quien matara a Raymundo se convertiría en el blanco de todo el crimen organizado. Désmond ya lo era de todo el F.B.I. por haber matado a Lazarévic (algo que el propio agente había planeado) y su deseo era matar a Raymundo para salvar a los Abreda de sufrir el mismo destino, pero no fue así. Désmond sabía que el único modo de salvar a los Abreda y salvarse a si mismo era que se separaran, así el F.B.I. y el crimen organizado no trabajarían juntos para perseguir a sus objetivos, sino que se dispersarían.

Guillermo y María antes de marcharse.png

Guillermo y María se llevan a Matias a una clínica, huyendo de la policía hacia Los Santos.

Para lograr tal objetivo, Désmond reveló a Guillermo que realmente nunca había confiado del todo en ellos confesando que su verdadero nombre era "Désmond Tisernica", y luego abandonándolos para hacerles creer que los estaba traicionando. Antes de irse, el fugitivo dijo a Guillermo que debían valerse de los futuros disturbios en Los Santos para sobrevivir, y aliarse con los pandilleros (Families, Ballas, Vagos, y Aztecas) Guillermo y María cargaron al malherido Matias, el cual despotricaba contra Désmond y afirmaba querer matarlo, hasta el coche de uno de los mafiosos y se marcharon de la granja justo cuando llegaba la policía, donde pudieran atender a Matias, desapareciendo en el horizonte.

Descripción físicaEditar

Guillermo es un hombre de cincuenta años de edad, con estatura media/baja, algo de sobrepeso (cosa que causa que la mayoría de las personas a su alrededor lo llamen "gordo inútil"), tez blanca algo bronceada, ojos azules, nariz redonda y cabello castaño canoso. Viste una camisa a cuadros gris y blanca, unos pantalones beige y zapatos de color blanco. La única arma que se lo ha visto utilizando (muy pocas veces) es una pistola de nueve milímetros.

Personalidad y rasgosEditar

A diferencia de sus compañeros, Guillermo nunca manifestó un gran cambio en su personalidad. Siempre fue un hombre pacífico y relajado, que todo el tiempo se concentraba en salir adelante, trabajando duro para mantener a su esposa y a su hijo. Por lo general enfrentaba sus problemas y no tenía miedo de matar a una persona si se trataba de proteger a alguien de su familia. A pesar de eso, al no ser muy brillante ni fuerte físicamente, con frecuencia tendía a ser menospreciado por los demás, cosa que lo acomplejaba. Su ira contenida, al estallar, lo hacía cometer actos tales como matar a una persona a los golpes.

Sabía cuando debía conservar la cabeza fría, y supo mantenerse sereno ante la noticia de la pérdida de su segundo hijo cuando María le informó que había abortado durante su secuestro. También pudo reaccionar rápido en situaciones de vida o muerte: cuando cabía la posibilidad de que Matias estuviera muerto, inmediatamente se lanzó a luchar.

Por último, era una persona muy leal que ansiaba ser útil, lo que en última instancia acabó llevando a su familia a la ruina cuando mató a Raymundo pensando que podría volverse peligroso, y convirtiéndose en el blanco de todo el crimen organizado. No temía desobedecer órdenes directas si era necesario, como cuando Désmond les dijo a él y a Román que permanecieran en el departamento donde estaban refugiados y Guillermo convenció a Román de ir a lanzar el mensaje en la radio, ocasionando la división del grupo, pero sin embargo contribuyendo a encontrar Black & White.

RelacionesEditar

FamiliaresEditar

  • María Aguilar de Abreda: María es la esposa de Guillermo, con la que se casó en 1964, siendo ambos muy jovenes y teniendo un hijo, Matias. A pesar de que Guillermo no era capaz de alcanzar una situación económica estable, María amaba profundamente a su marido y ambos fueron relativamente felices criando a su hijo. Luego de que Matias se fuera de casa en 1990 y que María quedara embarazada tres años más tarde, ambos celebraron el hecho de que fueran a ser padres nuevamente, a pesar de que Guillermo tenía cincuenta años y María cuarenta y cinco. Luego de que María fuera secuestrada, Guillermo jamás se dio por vencido en su misión de encontrarla, y fue el hecho de que ese fuera su único objetivo la razón por la cual, a diferencia de sus compañeros y su hijo, no atravesó por crisis nerviosas ni episodios de locura. Guillermo luchó por rescatar a su esposa hasta el final, y luego huyeron a Los Santos con su demente hijo Matias.
  • Matias Abreda: La relación entre padre e hijo de Guillermo y Matias siempre fue muy difícil, en gran parte debido a la holgazanería de Matias y su alcoholismo constante. Matias vivió con sus padres hasta los veintiséis años, cuando se mudó a Blueberry, y no tuvo prácticamente ningún contacto con Guillermo y María hasta 1993. Tanta era su falta de comunicación que Guillermo ni siquiera se molestó en decirle a Matias que tendría un hermano durante varios meses del embarazo de María. Finalmente, cuando María fue secuestrada por Raymundo Viapatzzi, Matias y Guillermo se unieron nuevamente por la búsqueda. Luego de que Guillermo fuera detenido por la policía debido a que estos trabajaban para Raymundo, Matias rápidamente lo buscó y por eso la policía representó la muerte de su padre con la esperanza de que desapareciera. Guillermo afirmó más tarde que no le gustaría para nada que su hijo pasara por la depresión de perderlo de nuevo. Unidos nuevamente, Guillermo y Matias comenzaron a reconstruir sus relaciones mientras buscaban a María, pero el asunto se estropeó cuando el grupo se vio nuevamente separado. Guillermo dedicó muchos días a buscar a Matias, hasta que Désmond le hizo entender que este debía de estar capturado y que la mejor forma de encontrarlo era buscar a María y vencer a Raymundo, con la esperanza de que entonces Matias apareciera. Matias y Guillermo no se volvieron a ver hasta que este volvió, luego de haber matado accidentalmente a su mejor amigo, Román, y con un fuerte quiebre emocional y mental. Pese al inicialmente emotivo reencuentro, la relación entre Guillermo y Matias no tardó en volver a deteriorarse, esta vez porque Matias consideraba a Guillermo un inútil estorbo para su venganza contra Raymundo. Con frecuencia tendía a faltarle el respeto y echarle en cara su inutilidad para con el grupo. Los roces entre los Abreda fueron tan fuertes que Matias incluso estuvo a punto de sacrificar a su padre para matar a Raymundo. Sin embargo, luego de que Guillermo matara directamente al mafioso y de perder su "único objetivo en la vida", Matias recuperó el amor por sus padres y decidió protegerlos a toda costa. Guillermo y María se llevaron a su hijo, malherido como consecuencia de un disparo de Raymundo, a una clínica para atenederle la bala.

AmistosasEditar

  • Désmond Tisernica: Guillermo conoció a Désmond cuando este estaba encubierto como el "agente Velázquez" en la Comisaría Central de San Fierro, durante su arresto falso por parte de Jacobo Brucetti para que Raymundo y los Rifas lo secuestraran. Luego de salvarle la vida, a pesar de sus sospechas por todo lo que había vivido hasta el momento, Guillermo no tardó en confiar en el agente del F.B.I. por su amabilidad y disposición a ayudar a los demás y detener a Raymundo. Ambos mantuvieron durante mucho tiempo una relación de compañerismo y confianza. Luego de que Désmond descubriera su despido y comenzara a comportarse de manera autoritaria y desquiciada debido a la rabia que le provocaba haber sido traicionado, Guillermo no perdió la confianza en él debido a que lo necesitaba para encontrar a su esposa, aunque sabía que en el fondo algo estaba mal. Al final de todo, cuando Guillermo asesinó a Raymundo, Désmond debió salvarles la vida a los Abreda o, por lo menos, facilitar su escape separándose de ellos. Para eso, le reveló a Guillermo que su apellido real era "Tisernica", pues de ese modo el hombre pensaría que jamás confió lo suficiente en ellos y, además, los abandonó, pues Désmond era el más buscado del F.B.I. y luego de matar a Raymundo, Guillermo era el más buscado del crimen organizado. Si Désmond se separaba de ellos, el F.B.I. no se juntaría con la mafia para matarlos a los cuatro (Guillermo, María, Matias y Désmond), sino que ambos estarían dispersos buscando a objetivos diferentes, siendo un trabajo más difícil.
  • Román Álvarez: Román es el mejor amigo de Matias, y le era profundamente leal, hasta el punto de arriesgar su propia vida uniéndose a la causa de buscar a la esposa de Guillermo. Guillermo reconocía siempre la lealtad de Román y se alegraba de tenerlo en el equipo. En cierta ocasión, le pidió ayuda para ir al canal de televisión y enviar un mensaje de radio a toda la ciudad preguntando por su mujer. Román acompañó a Guillermo en toda esa aventura hasta Angel Pine. Ambos se pelearon brevemente cuando Román dejó de confiar en Désmond por la llegada de Tobías Murphy, y el despido del F.B.I., pues Guillermo sí confiaba en Tobías. Al final, luego de la muerte accidental de Román a manos de Matias, Guillermo recordaría que el joven estaba muy enganchado a su causa.
  • Lucía: Era una vecina de Guillermo y María, y médica o enfermera de la clínica de Angel Pine. Ayudó a Guillermo luego de que Román fuera herido de bala en una persecución con la mafia y necesitara que le retiraran el balazo. Además, Lucía dejó que los dos hombres se hospedaran en su pequeña casa mientras la mafia los buscaba para matarlos. Ella los ayudó durante días, hasta que finalmente Désmond vino a buscarlos.
  • Saúl Gilliam: Saúl era el segundo hermano del alcalde de San Fierro, Ernesto Gilliam, y uno de los principales objetivos a rescatar de Désmond. Además, resultó de gran ayuda para el grupo debido a que sabía usar armas de fuego y tenía conocimientos de estrategia por su formación como guardaespaldas del Estado. Saúl y Guillermo rápidamente encontraron cosas en común el uno con el otro debido a que Raymundo utilizó el mismo método de intentar arrestarlos con cargos falsos para poder capturarlos. Luego de que Román desapareciera y fuera directo a la emboscada en la que Matias lo mató accidentalmente, Guillermo y Saúl pasaron varios días encerrados en el departamento de Désmond, incomunicados del mundo, donde Guillermo le explicó a Saúl todo lo que pasaba y luego llegó a tenerle la confianza de contarle algunas de sus inquietudes con respecto al embarazo de su esposa, algo que no le había contado a nadie. Saúl y Guillermo estuvieron juntos en todas las batallas posteriores y finalmente, cuando Raymundo asesinó al hermano del alcalde de un escopetazo en el estómago, Guillermo lo lamentó mucho, pues lo consideraba un amigo.

AntagónicasEditar

  • Raymundo Viapatzzi: Raymundo y Guillermo solo se vieron las caras y compartieron una conversación durante la primera mitad del episodio final de la tercera saga ("Los Más Buscados"), y se conocieron brevemente en el episodio anterior. Raymundo consideró a Guillermo inicialmente como una amenaza, pero luego de ver que no tenía mayor poder dentro del Grupo de Désmond, y que los demás lo consideraban prácticamente un "lastre", le fue perdiendo el respeto como enemigo, más aún cuando la amenaza de Désmond y Matias fue en aumento. Durante su única pelea, Raymundo trató a Guillermo de "gordo inútil", y se comportó de manera codescendiente y fría. En un giro brusco de los acontencimientos, fue Guillermo quien acabó con Raymundo disparándole repetidas veces al torso y una vez a la cara.
  • Jacobo Brucetti: El corrupto comisario intentó ganarse la confianza de Guillermo para organizar su secuestro junto a Raymundo mientras trabajaba para él dirigiendo la Comisaría Central de San Fierro. Sin embargo, Guillermo rápidamente desarrolló una enemistad hacia el hombre por su forma cruel de tratarlo y por como solía reírse de él. Gracias a Désmond, Guillermo pudo huir de la comisaría y Jacobo fue asesinado por los hombres de Raymundo.

AparicionesEditar

Desaparecidos Editar

Primera Saga
Sigue los
Monumentos

Aparece

La Detención

Aparece

El Comisario
y El Plan

Aparece

La Frasa
hacia Matias

Aparece

El Ataque de
los Rifas

Aparece

Revelaciones

Aparece

El Contraataque
de los S.W.A.T.

Aparece

Comienza la
Investigación

Aparece

Las Órdenes
de Raymundo

Aparece

Segunda Saga
El Mensaje de Guillermo

Aparece

Los Secretos del Casino Cuatro Dragones

Aparece

Viejo Amigo

Aparece

Persecución en la Jungla de Concreto

Aparece

Lazarévic

Aparece

Caminos Separados

Aparece

Desabasteciendo

Aparece

En Busca de Una Venganza

Aparece

El Impacto

Aparece

La Táctica de Raymundo

Aparece

Nuevas Preguntas

Aparece

¿Fugitivo?

Aparece

Tercera Saga
Comienza la Disputa

Aparece

Llamado Impredecible

Aparece

Desencuentro

Aparece

Derrotados

Aparece

El Miedo de Raymundo

Aparece

Rescate en la Granja Amarcal

Aparece

Reunión

Aparece

La Corazonada de Désmond

Aparece

El As Bajo la Manga

Aparece

La Verdad

(mencionado)

Matias contra Raymundo

Aparece

Los Más Buscados

Aparece

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar